“Porque ser papá, sí debería venir con instrucciones”

Ideas

Hay que hacer todo con mucho amor. 

Papá, sabemos que la llegada de este bebé supone un cambio significativo en tu vida, y que definitivamente nunca habías estado tan nervioso como este momento. ¡Tranquilo!, todo estará bien. Lo que este nuevo integrante de la familia necesita más que nada es que lo amen profundamente, y aunque los bebés no entienden el significado del amor, sí reconocen la calidez de un abrazo o un beso. 

Nunca te arrepentirás de ser afectuoso con tu hijo, pues siempre estarás enviando mensajes de “eres amado” directamente al corazón de tu hijo, en un simple beso. 

Nuestro propio parque de diversiones. 

La magia y la inventiva caracterizan la viveza con la que te acercas a tu hijo, papá. Contigo descubrimos que la diversión está en cualquier lugar y que una caja de cartón puede dejar de serlo para convertirse en un gran castillo, y las escaleras de la casa, tomarán forma de montaña rusa. ¡Qué increíble! Tus instintos te guiarán y sabrás cómo cuidar a tu hijo, pero también, aprenderás a saber cuando darle libertad y espacio a la hora de jugar. 

Haciendo “cosas de mamá”

Cambiar pañales, alimentar a tu bebé o mecerlo para dormir en medio de la noche ya no es solo trabajo para mamá, recuerda que el trabajo en equipo siempre será lo más importante. Debes ayudar tanto como puedas, compartiendo este tipo de tareas por igual si es posible, pero al final  este será siempre el momento perfecto para crear lazos afectivos con tu hijo y construir una relación cercana de por vida con él. 

Le enseñas a ser fuerte 

Tal vez este debería ser el consejo número uno o podemos olvidarnos del orden por un rato, pero sin duda, este es uno de los puntos más importantes, pues desde tu ejemplo como papá y persona, ayudas a tu hijo a crecer lleno de fortaleza y autoestima. ¿cómo puedes hacer esto? hay un millón de maneras, pero principalmente mostrándole el valor que tiene para ti y el valor que tiene como persona, pasando tiempo con él, hablándole, escuchándolo y adulando las cosas que hace, pues el reconocimiento de todo su esfuerzo generará un gran vínculo lleno de amor, respeto y admiración entre tú y él. 

No renuncies a ti 

¡Oye! Sé bueno contigo. No debes renunciar a toda tu vida cuando te conviertas en padre. Necesitas cuidarte, darte un tiempo a solas y algo de tiempo con tus amigos para ser un gran padre cuando estás con tus hijos. También cuida tu salud, come saludable y haz ejercicio. Recuerda que todo es ejemplo, le estás enseñando a tu hijo cómo sentirse bien y fortalecer el amor propio. 

Sé por siempre un niño perdido 

No abandones la imaginación. El juego libre, es la mejor manera de desarrollar la creatividad, juega con tus hijos, crea fuertes, vístete como ninja, juega a roles, imagina que eres un explorador o personajes de una película o un libro ... las posibilidades son infinitas y la diversión siempre estará. 

¡Oye papá, no tengas miedo!

Cuando veas sus ojos, sabrás que hacer